DIV01

Usted está aquí: Saltar la barra de navegación de las migas Primera División del Ejercito Nacional -   Noticias -   Noticias -   El Soldado colombiano sirve con honor y lealtad a su país hasta el día de su pensión

Fin barra de navegación de las migas


El Soldado colombiano sirve con honor y lealtad a su país hasta el día de su pensión

Oscar Danilo Valencia se encuentra a puertas de su pensión y es ejemplo para las nuevas generaciones de soldados en el Ejército Nacional.

19 de noviembre de 2013

-Me he salvado de cuatro campos minados, pero solo uno de ellos no se me borra de la mente. Fue el último en el que caí en el departamento del Cesar. Allí perdí a tres de mis compañeros- fueron las palabras del soldado profesional Oscar Danilo Valencia Londoño al preguntarle sobre el hecho que le ha marcado sus casi 20 años en el Ejército.
Para este soldado quien le ha entregado al Ejército Nacional 19 años y cuatro meses de sus 40 años de edad, su permanencia en la fuerza no ha sido fácil, esto por el compromiso que adquiere un soldado a la hora de ponerse el camuflado y las botas para defender y hacer cumplir lo estipulado por la constitución y la ley en nuestro país.
La historia de este héroe en la institución se enmarca a mediados de la década de las noventa, épocas en la que los grupos guerrilleros se encontraban en lo más alto de las acciones terroristas. Él afirma que ingresó al Ejército como soldado regular el 15 de julio de 1994, pero por su baja estatura, el comandante de la unidad donde se presentó no creía que tenía la edad suficiente para incorporarlo.
-Yo me presenté al Batallón Cartagena con mi hermano, pero como teníamos caras de niño, y éramos muy bajitos no creían que estábamos actos para prestar el servicio. Entonces un mayor que estaba a cargo de las incorporaciones nos dijo: denle una vuelta al batallón corriendo para ver que pasa. Eso salimos embalados y él se dio cuenta que teníamos resistencia y nos incorporó- asegura sonriente el soldado Valencia.
Oscar Valencia es oriundo de Puerto Valdivia, Antioquia, zona de influencia minera, pero desde muy joven se vino para la Región Caribe buscando integrase al Ejército Nacional. Aunque en su pueblo de origen sus ingresos eran mejores, porque su entorno giraba en relación a las minas de oro, decidió seguir como soldado voluntario porque veía a los soldados como un ejemplo a seguir, pero a su vez quería contribuir con la lucha que libra el Estado colombiano contra los grupos al margen de la ley, los cuales le hacían daño al país con su andar terrorista.
-Yo veía a los soldados como a unos héroes, me gustaba como perseguían a la guerrilla y eso me motivó a seguir, porque en esa época hacían mucho daño- asegura Valencia.
Oscar ingresó a la institución con la intención de no recibir retribución económica por su labor, el amor al país, el sentimiento patrio y el ver como su nación estaba siendo consumido por el terror que imponían las guerrillas eran la verdadera razón de lucha, lucha que ha llevado a sus espaldas hasta este momento en el cual se encuentra a puertas de una pensión por cumplimiento en el servicio, ya casi cumple dos décadas de labor.
Para el soldado colombiano las condiciones climáticas, ni la variedad de la geografía nacional son impedimento para seguir en la lucha por ver un mejor país. Ellos quieren ver a sus hijos crecer sin violencia y sin sentir miedo al saber que juegan en un parque.
Lo más doloroso para el soldado es desprenderse de sus familias a la hora de irse al área de operaciones por un periodo determinado de tiempo, pero hay otro momento que también marca sus vidas para siempre, ver caer a un compañero en acción.
-Yo en estos casi veinte años de servicio he vivido de todo. He aguantado hambre, frío, calor, pero los más duro es estar lejos de la familia y perder a un compañero, porque ellos se convierten en tu familia - afirma el soldado con sentimiento de nostalgia.
Las unidades a las cuales ha pertenecido el soldado Valencia Londoño en el Ejército han sido: como soldado regular en el Batallón Cartagena, luego pasó a hacer parte del Batallón de Contraguerrillas Número 2, Guajiros, allí duró 12 años.
Hoy hace parte del Batallón de Infantería Mecanizado Número 5, José María Córdova y se encuentra agregado a la Primera División del Ejército en la ciudad de Santa Marta, en donde se desempeña como camarógrafo de combate y a puertas de irse para su casa a estudiar, prepararse para la adaptación a la vida civil y disfrutar de un merecido descanso al lado de su familia, la cual rezó por él para que regresara sano y saldo.
Me da sentimiento de nostalgia irme, pero es una etapa que debo superar. Di lo mejor de mí a esta institución y no es fácil dejarla afirmó el soldado profesional.

Por Dagoberto Mata (oficina de prensa Div 1)
COMPARTIR

Calle 33 Carrera 4 Via a Rodadero Canton Militar San Fernando Santa Marta
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
div1prensa@gmail.com